La geopolítica del oro gris

Por Aribel Contreras Suárez


Durante los últimos meses hemos oído hablar de algo que verdaderamente suena extraño, las tierras raras. Se puso a nuestra atención cuando el 24 de febrero del año pasado, Joe Biden –recién llegado a la Casa Blanca- ordenó hacer una investigación sobre los microchips, productos farmacéuticos y las tierras raras. En este último rubro, el inquilino de la oficina oval solicitó el análisis de los yacimientos en Estados Unidos (EU) y el mundo para ver cómo implementar alguna estrategia para dejar de depender de China en la cadena de suministro de éstas. Por lo que firmó una orden ejecutiva para crear cadenas de abastecimiento más robustas y resistentes -a la vulnerabilidad- en los sectores estratégicos para dicho país.


Tierras raras (TR)


La primera vez que oí este concepto, me puse a buscarlo en internet porque no tenía ni idea. Así que empezaré por definir lo que son. Las TR son un grupo de 17 elementos químicos que se pueden ver en la siguiente tabla periódica en color amarillo.

Estos elementos son utilizados para fabricar productos electrónicos, tecnológicos y de armamento. De aquí la importancia del interés geopolítico y geoeconómico por parte de algunos gobiernos, principalmente de los países hegemónicos. Así que ahora daré una muy breve definición de ambos conceptos.


Geopolítica


Es una disciplina que conecta a la geografía con la política pero desde una perspectiva de las relaciones internacionales y yo le agregaría, que también desde una óptica de los negocios globales.


Geoeconomía


Es la subdisciplina de la geopolítica, encargada de analizar la producción, la distribución y el consumo de los recursos naturales de acuerdo a la ubicación geográfica de los países. Y por ende, le da una ventaja comparativa o absoluta a los países que cuenten con determinados factores de producción o recursos naturales.


Dicho lo anterior, podemos entender la razón por la cual titulé así esta entrega. Las TR se ubican principalmente en China tal y como se ve en el siguiente mapa:

En cuanto a las minas en operación (color rojo), en desarrollo (color azul) y que recién se han ubicado como nuevos depósitos (color amarillo), se pueden ver en el siguiente mapa. Se observa que son varios jugadores los que están en el mercado de las TR pero a la vez, son muy pocos para la gran demanda mundial por el alto consumo de productos que requieren como materia prima estos elementos.

Todos ellos son una parte esencial para defensa, alta tecnología, motores, generadores eléctricos, energía renovable, componentes de celulares, turbinas eólicas, fibra de carbono utilizada en los aviones, entre otros.


Por lo que, la geopolítica hace de las suyas en las TR ante un mundo que presenta escasez de algunos productos terminados pero también de materias primas estratégicas. Por eso he resaltado como crisis globales, la de las cadenas de suministro.


México


En el caso de nuestro país, no precisamente hay TR pero sí existen nuevos materiales como neodimio, praseodimio, europio, gadolinio o terbio, con propiedades magnéticas, ópticas, eléctricas y electrónicas, las cuales pueden ser detonantes de las energías: eólica, solar y geotérmica.


Además, México se encuentra en la novena posición entre los países con las mayores reservas de litio del mundo ya que cuenta con 1.7 millones de toneladas de reservas de este elemento denominado el “petróleo del futuro”. El litio no forma parte de este conjunto de 17 elementos de TR pero sí es un mineral altamente preciado por el uso en baterías para celulares, computadoras portátiles, cámaras digitales y autos eléctricos. Dado su color blanco plateado es que se le conoce como el nuevo oro blanco. Por lo que hay grandes áreas de oportunidad para aprovechar esta geopolítica que parece ser tener un futuro prometedor aunque con altos costos al medio ambiente.


En meses pasados hablé de la importancia de un nuevo concepto bautizado por una servidora como “diplomacia de las cadenas de suministro”. A la luz de la REC 2022 (Reunión de Embajadores y Cónsules), a cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores que se lleva a cabo durante esta semana, ayer tuvieron un panel muy interesante sobre el impulso económico global para nuestro país. Me parece importante que se busquen proyectos para fomentar la promoción económica a través del uso del Atlas Prospectivo Territorial-Industrial para Atracción de Inversiones. Por lo que sólo sugeriría respetuosamente a este panel, la importancia de comenzar a hablar de TR y de trazar rutas de acción (mediante la diplomacia de las cadenas de suministro) como una forma de buscar oportunidades de negocios.


A manera de conclusión, se puede decir que las TR se han convertido en el nuevo oro gris dada su importancia geoestratégica y su escasez a nivel global.





Coordinadora

Licenciatura en Negocios Globales Universidad Iberoamericana aribel.contreras@ibero.mx

Twitter: @AribelContreras

Instagram: aribeldiplomatique