México para la risa

Por: Eduardo Higuera

Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.

Leonardo Da Vinci


Afrontémoslo, nadie va a ganar con la crisis sanitaria en México, excepto el mundo de la farándula.


El famoso dicho de la cubeta de cangrejos es la realidad política y social de nuestro querido y muy tropical país. Lo cual ha derivado en situaciones absurdas, algunas veces estúpidamente divertidas y otras solo estúpidas, en las que las personas, familias, periodistas, amigos de toda la vida, así como actores sociales y políticos se esfuerzan por dar lo mejor de su histrionismo.



Los mexicanos nos desternillamos de la risa ante esto, porque la opción sería llorar de angustia y desesperación.


Cada vez que me asomo fuera de mi cueva en esta cuarentena veo escenas muy conocidas, repeticiones de comedias absurdas, malas imitaciones de iconos de la comedia y pastelazos de mierda lanzados en la cara de todos nosotros por los que están a favor y en contra de lo que cada grupo llama cambio, su cambio.


Con esto en mente, les dejo aquí algunos de los estereotipos cómico-mágico-músico-trágicos de la escena política de nuestros días.



Una disculpa de antemano a todos aquellos que me pidieron escribir del caso de las familias y la política, pero eso no da para un artículo sino para un tratado de enfermedades mentales digno de la Guía Latinoamericana de Diagnóstico Psiquiátrico. El espacio no alcanza.


Comencemos, pues:


  • El whitexican Benny Hill.- solo falta la clásica música del show de Benny Hill para completar el cuadro. Cientos, quizá miles de usuarios de redes sociales caen en este sketch. Son la auto denominada “gente bien”. Desde #LadyCasas que responde a los policías que mantienen la cuarentena con insultos hasta gente, siendo amables, como Javier Lozano que es tan blanco de piel como de alma y conciencia y se desvive insultando a diestra y siniestra desde su posición con fuero imaginario. Corren y se tropiezan, hacen ridículos y se estrellan con ellos mismos, tal y como hacía Benny en su show. La risa que provocan casi induce vómito.

  • Golpes y piquete de ojos al estilo de los tres chiflados.- Aquí caben casi todos…bueno, más bien “cabemos” casi todos los usuarios de las redes sociales. Ya sean influenceres (perdón por la grosería), analistas serios que no tienen argumentos (cualquier parecido con Ackerman y Gibrán es coincidencia), periodistas que dicen que no es su voz en los videos que sacan de contexto columnas de otros periodistas, Senadoras, expresidentes, españolitos que son tolerantes con todos menos con los que dice su cheque que no debe serlo y muchos, muchos internautas convencidos de que hacen una labor patriótica al agarrarse a golpes de tuit con otros que sienten lo mismo pero se sitúan en la otra esquina del ring. Si esto no es digno de una escena de golpes de los tres chiflados, no sé qué es.

  • Sacha Baron Cohen en cada esquina. - De un tiempo para acá, los mexicanos tenemos una tremenda habilidad para creer que nuestras ideas, posiciones, comentarios y posicionamientos son normales y correctos, cero ofensivos pues “solo expresan una opinión personal”. En otras palabras, nos parecemos mucho a los personajes dignos del genial e incorrecto comediante Sacha Baron Cohen, ya sea Borat en su mankini, Ali G en sus opiniones o el dictador, en la justificación de nuestras atroces actuaciones en la arena pública. Estamos tan convencidos de tener la razón que somos grotescamente ridículos, al actuar sin ver datos o hechos reales para evitar actos de fe. Y como son tiempos de igualdad sustantiva esta condición no es excluyente, si no pregunten a Citlailli Hernández en el pleno del Senado o hablar con Samuel García, su colega.



  • La progenie de Brozo.- Sin duda el payaso tenebrosa ha tenido cientos, quizá miles de aventuras en su vida y como es machín a toda prueba lucha sin máscara, dejando innumerables vástagos en todo México. Basta con asomarnos en la red para ver como hay gente que parecen gente seria y profesional, pero en realidad son payasos agresivos, maleducados y alucinantes. Basta entrar a sitio como El Soberano.com o seguir hashtags como #AMLOSeVa para encontrarnos con los hijos y nietos que han superado con creces a su padre cirquero.

  • Cantinflas y Chaplin para llorar.- Mmmm…habla sin sentido por horas pero sin el humorismo de Mario Moreno y se cree que domina el mundo como los hacia El Gran Dictador de Chaplin…¿Hace falta que lo mencione?

  • Facebook Revista El Aguachile
  • Twitter Revista El Aguachile
  • Instagram Revista El Aguachile
  • YouTube Revista El Aguachile

© El Aguachile

Algunos derechos reservados.