top of page

Wakanda Forever: análisis geopolítico y geoeconómico

Dra. Aribel Contreras Suárez


La secuela de Black Panther (estrenada en 2018), titulada “Black Panther: Wakanda Forever” (Pantera Negra: Wakanda por siempre, en español) está basada en la película de superhéroes de Marvel Comics llamada Pantera Negra. Fue producida por Marvel Studios y distribuida por Walt Disney Studios Motion Pictures. Llega a las salas de cine con un presupuesto de 250 millones de dólares estadounidenses (USD) y a la fecha ya ha recaudado más de 550 millones de USD. Desde una perspectiva de geopolítica y geoeconomía vale la pena hacer un breve análisis ya que esta entrega permite dar una mirada desde diferentes disciplinas.


Por un lado, hay que considerar que la geopolítica es una disciplina que conecta a la geografía con la política, pero desde una perspectiva de las relaciones internacionales y yo le agregaría, que también desde una óptica de los negocios globales.[1] Por el otro lado, la geoeconomía es la subdisciplina de la geopolítica, encargada de analizar la producción, la distribución y el consumo de los recursos naturales de acuerdo a la ubicación geográfica de los países. Por ende, le da una ventaja comparativa o absoluta a los países que cuenten con determinados factores de producción o recursos naturales.[2]


Wakanda hace referencia a un país (inexistente) pero que pudiera ser cualquier país de la actualidad. Muestra que posee un recurso sumamente valioso como lo es el vibranium con una gran capacidad de absorber sonidos e impactos. Este mineral metálico es ficticio y se asume en la historia que fue depositado en la Tierra hace 10.000 años por un meteorito. Sin embargo, puede ser referido como cualquier metal, piedra preciosa, tierra rara o energético que existe en la realidad en diferentes países como: cobalto, níquel, tantalio, oro, diamantes, litio, gas natural, petróleo, entre otros. En la película es un metal abundante pero único de Wakanda y donde varios países lo quieren obtener al precio que sea por sus grandes propiedades de fortaleza por lo que es atractivo para la ciencia y el uso militar. Wakanda -en Marvel- se ubica en África, el cual es un continente con grandes matices, lleno de contrastes y que ha sido explotado por varios países desarrollados (algo que es real fuera de la pantalla).


De igual manera se aprecia que hay países que se acercan a Wakanda sólo por sus propios intereses geopolíticos y geoeconómicos. No obstante, la reina Ramonda, monarca de este país ficticio, pone sobre la mesa sus límites dentro del foro de las Naciones Unidas y donde deja claro que su ejército defenderá su territorio por los espías de otros países que buscan el vibranium de manera clandestina.


En paralelo, surge una nueva amenaza para Wakanda: Talokan, un reino submarino inspirado en la cultura mesoamericana. Interesante ver que se rescatan elementos clave de la cultura maya donde se recrean algunos escenarios, pero con la magia del cine, lo llevan a un mundo debajo del agua donde se le agregan elementos ficticios que lo hacen único. La convivencia entre diferentes culturas es ya de por sí complejo por lo que la película le apuesta a mostrar como super héroes a Shuri (princesa de Wakanda) y Namor (rey de Talokan) cuyos pueblos entran en conflicto por no crear la alianza que proponía este último.


Como reflexión final, me parece que Wakanda puede ser cualquier país actual con riqueza que atraiga el interés geopolítico y geoecoómico de cualquier otra nación. Talokan puede también tener otro nombre en el mapa real. Los conflictos y las alianzas son constantes en este 2022. Las amenazas y las crisis avanzan, pero lo que sí concluye es este filme después del minuto 161.


Coordinadora

Licenciatura en Negocios Globales

Universidad Iberoamerican

Asociada COMEXI

aribel.contreras@ibero.mx

Twitter: @AribelContreras

Instagram: aribeldiplomatique


Комментарии


bottom of page