Doctrina Biden

Por: Aribel Contreras


Una de las fuentes del derecho internacional es la doctrina, la cual es resumida como una ideología política. Esto lo planteo así ya que considero que la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, pudiera ser una gran oportunidad del próximo mandatario para dejar huella en el ámbito de la política internacional. Si bien es cierto que, he dicho que no hay que sobre estimar a Biden porque no es un super héroe ni la antítesis completa de su antecesor; también lo es que veo una gran oportunidad para que sean cuatro años que trasciendan al interior y al exterior de Estados Unidos (EU).


Ahora que ya tenemos el nombre del próximo Secretario de Estado en EU, viene el planteamiento de hacia dónde se dirigirá, qué plan de trabajo establecerá y qué prioridades pondrá en la agenda de la política exterior del país.

Después de cuatro años de ver de cerca y a la distancia, una política exterior sin rumbo, de confrontación, de diplomacia coercitiva, de medidas unilaterales, de nacionalismos mal enfocados, de una política exterior que se encargó de fracturar la agenda global, hoy… hay muchas expectativas.


Antony Blinken es el nombre que ya ocupa algunos encabezados en los medios nacionales de EU e internacionales. Se trata del relevo demócrata que entrará en lugar de Mike Pompeo. Derivado de su perfil multicultural y de su amplia trayectoria en el ámbito de seguridad nacional y política internacional, es que se le apuesta mucho. Pero no tendrá una tarea fácil y tomará tiempo reconstruir -sobre cenizas- la nueva arquitectura de la política exterior estadounidense donde ahora deberá tener una directriz clara hacia el multilateralismo, de cooperación, de sumar esfuerzos para salir adelante -al interior y al exterior del país- de esta pandemia.


EU es el país con más casos de COVID19, con más de 14 millones de casos confirmados (representando el 22% a nivel global). Derivado de esta pandemia, es que el país, como todos los demás, ha tenido una terrible afectación económica. Pero lo que hace diferente al resto de los países es que EU es la economía número uno a nivel mundial y para una gran cantidad de países, es su primer socio comercial. Así que al verse afectado económicamente, tiene un efecto directo negativo en la economía de las otras naciones, que ya de por sí viven una debacle económica por la crisis sanitaria mundial.


He venido comentando desde hace meses atrás, que EU vive tres pandemias:

  • Sanitaria: por la COVID19.

  • Social: por esta olla exprés que explotó con el homicidio de George Floyd y que aunque ya venía acumulando un racismo sistémico, se agudizaron las conductas discriminatorias, sexistas, clasistas, xenófobas, entre otras. Y con la elección presidencial quedaron al descubierto dos cosas: i) que no conocemos en realidad a la sociedad estadounidense por los resultados electorales y ii) la extrema polarización que se vive al interior.

  • Confrontación diplomática: con otros países y con organismos multilaterales. No hay fórmula mágica para revertir ni resarcir el daño ocasionado pero las acciones inmediatas pueden ser la incorporación de EU al Acuerdo de París, y la reincorporación a la UNESCO y a la Organización Mundial de la Salud. A mediano plazo seguramente veremos a EU considerando su ingreso al TPP para contrarrestar al RCEP (acuerdo comercial más grande del mundo liderado por China) y tomando medidas militares para retomar los vacíos dejados durante los últimos 4 años. A largo plazo estaremos viendo decisiones que dolerán y que el mundo cuestionará.

De aquí mi propuesta de la Doctrina Biden la cual estaría basada en los siguientes pilares:

  • Regresar al multilateralismo, dejando atrás un periodo que atormentó a muchos países, por no decir, al mundo entero.

  • Mejorar la imagen internacional de su país, ya que las medidas migratorias no sólo han estado con un eje anti migrante hacia mexicanos o centroamericanos, sino también en contra de países musulmanes.

  • Poner en la mesa de negociación a China con posturas firmes pero con apertura al diálogo político y retomando el acuerdo comercial de la Fase 1, firmado a principios de este año.

  • Destrabar el nombramiento de la Directora General de la Organización Mundial del Comercio (pendiente desde hace más de un mes por el veto estadounidense a la nigeriana). Una vez que eso fluya, se pudiera avanzar a los siguientes temas pendientes como el número de jueces del Órgano de Apelación, la reforma estructural, entre otros.

  • Definir prioridades en la agenda de política exterior por región con un principio fundamental del respeto al derecho internacional. Esto es porque hay Resoluciones del Consejo de Seguridad que no han sido respetadas. Así que aquí hay un gran terreno fértil para trabajar sin creer que perderán su hegemonía.

Lo anterior permitiría pasar de una función de circo en gradas, a un concierto político en zona VIP.

Twitter y Linkedin: @AribelContreras

Instagram y Facebook: AribelDiplomatique