Ismael Manda: Conde de Macuspana

Actualizado: 11 de nov de 2019

Por: Roberto Rojo

Transcurría con normalidad un día cualquiera del mes de septiembre en la capital del país, con la ausencia de sol propia del mes y la ausencia de claridad propia del gobierno en turno.



En Palacio Nacional, concluían las tres horas diarias que el Presidente dedica a trabajar en su programa de entretenimiento mediático denominado “La Mañanera”, para después disponerse como casi todos los días a convertir un vuelo comercial en Blanco Humano, mientras se dirige a recibir loas a algún punto a modo dentro de su república amorosa.


Aquel día, una inesperada interrupción lo forzó a modificar su tranquila rutina diaria.


- SECRETARIA: Licenciado, está aquí el Secretario y quiere verlo.

- ANDRÉS: ¿Es urgente? Estoy comiendo mi cocol.

- SECRETARIA: Sí, Licenciado. Me comenta que es muy urgente, y trae los ojos más saltones que de costumbre.

- ANDRÉS: Está bien. Hazlo pasar.


Se abre y cierra una puerta del Palacio Nacional por cuyo alfeizar pasa un hombre compungido y trescientos gramos de gel para el cabello sobre él.


- ANDRÉS: Compañero, dime ¿qué te trae por aquí con tanta urgencia?

- MARCELO: Acabo de recibir una llamada de nuestro vecino del norte. Las encuestas no lo favorecen, y me está dando una orden que nos puede meter en serios problemas.

- ANDRÉS: ¿De qué se trata?

- MARCELO: Quiere que detengamos y extraditemos a Ovidito y Archivaldito.

- ANDRÉS: ¡En la torre!

- MARCELO: Así es.

- ANDRÉS: Magínate…


El Presidente se siente totalmente acorralado. No tiene alternativa. Después de rebotar algunos pros y muchos contras con su Secretario de Relaciones Exteriores, toma el auricular mientras frota sus canas con la otra mano…


- ANDRÉS: Secretaria, comuníqueme por favor a El Salado, Sinaloa.

- SECRETARIA: Con gusto, Licenciado.


Después de una tensa pausa en la oficina presidencial…


- ANDRÉS: Don Ismael, ¿Cómo le va?

- ISMAEL: Todo bien, Andrés. ¿Qué sucede?

- ANDRÉS: Pues aquí, algo preocupado. Llamó Trun, y nos está pidiendo que vayamos tras los muchachos de Joaquín.

- ISMAEL: No entiendo. Todo está marchando conforme a lo acordado.

- ANDRÉS: Lo sé. Y él sabe también sobre nuestra sofisticada estrategia de “Abrazos, no balazos”. Pero ya ve que el güero no tiene integridat, y como de plano su campaña no levanta ni con Viagra, una vez más nos está queriendo agarrar de su puerquito.

- ISMAEL: Dígame algo, Andrés. ¿Me está llamando para informarme que se rompe nuestro trato? ¿O quiere que le ayude a elaborar una estrategia para zafarse de Donald?

- ANDRÉS: ¿Cómo cree, Don Ismael? Por supuesto que quiero quitarme a ese gordo de encima.

- ISMAEL: Muy bien, Andrés. Siendo así, no se preocupe. Déjeme le digo qué es lo que vamos a hacer el próximo 17 de Octubre…


*Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, la forma de pensar de la Revista El Aguachile.

  • Facebook Revista El Aguachile
  • Twitter Revista El Aguachile
  • Instagram Revista El Aguachile
  • YouTube Revista El Aguachile

© El Aguachile

Algunos derechos reservados.