La oposición sin rumbo

Actualizado: 13 de ago de 2019

Tatiana Clouthier y el EZLN figuran como los únicos personajes de oposición ante el nuevo gobierno de México, al parecer el resto de los partidos políticos decidieron tomar un año sabático, ¿o será que su invisibilidad forma parte de un plan bien estructurado?


La oposición partidista no ha logrado hilar un discurso atractivo que convierta la crítica sobre las acciones de gobierno en una alternativa real al lopezobradorismo, esto de cara a las elecciones que tendrán lugar este año en 5 estados de la República y una elección extraordinaria en Puebla, que pese a todo se desarrolla bajo sus propias coordenadas.


Los spots del PAN comparando a López Obrador con Hitler a pocos días de asumir el poder formal o el PRI hablando de nuevas oportunidades de reconquista a pocos días de convertirse en oposición, señalan que los partidos han perdido originalidad en su discurso y se han quedado sin propuestas innovadoras, repitiendo mensajes politizadores, opiniones fatalistas y hasta fake news en redes sociales.


El panismo, disminuido por la repentina muerte de su líder en el Senado Rafael Moreno Valle y su esposa la gobernadora de Puebla Martha Erika Alonso, además de estar enfrascado en sus divisiones internas, no ha dado muestras claras de tener una crítica consistente hacia el nuevo gobierno, ni ha logrado atraer los reflectores de la ciudadanía sobre posiciones más realistas y propositivas.

Por su parte, el priismo parece más enfilado a caminar junto al partido del presidente con el fin de negociar posiciones, como el hecho de que sus diputados se perfilan a avalar el proyecto de la Guardia Nacional, como parte de un acuerdo con Morena que también incluya la elección extraordinaria de Puebla.


Tatiana Clouthier se ha convertido en un referente del polo opositor al interior mismo de Morena.


Posturas como la del EZLN de rechazar la construcción de un emblema de gobierno tan grande como el Tren Maya también están cargadas de simbolismo, inserto en lo más profundo de la izquierda social que la hegemonía morenista no ha sabido tocar.


Paradójicamente, la oposición desde dentro de la izquierda ha calado más profundo en el ánimo del lopezobradorismo que cualquier juicio proveniente de los partidos. Tal vez porque ahora los términos para hacer política han cambiado y adquiere especial sentido la autoridad moral de quienes cuestionan.


De tal forma que si los partidos quieren volver a ser competitivos deberían comenzar por reconocer sus errores con respecto al estado actual de cosas que aquejan al país y la responsabilidad que pesa sobre ellos por los gobiernos que encabezaron, necesitan generar liderazgos verdaderamente sociales con propuestas frescas, específicas y llevarlas a cabo en los bastiones que aún gobiernan. Sin esa autocrítica necesaria, la oposición partidista tardará en encontrar su norte y seguirá actuando tan invisible como hasta ahora.


*Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, la forma de pensar de la Revista El Aguachile.

  • Facebook Revista El Aguachile
  • Twitter Revista El Aguachile
  • Instagram Revista El Aguachile
  • YouTube Revista El Aguachile

© El Aguachile

Algunos derechos reservados.